La realidad de las casas de apuestas ¿por qué es tan adictivo?

¡Comparte este artículo!

Existe una moda que se ha hecho especialmente fuerte entre los jóvenes españoles en los últimos años. Nos referimos a las apuestas deportivas, que capta a miles de jóvenes de entre 18 y 25 años cada día. Los adolescentes son carne de cañón para este tipo de publicidad subliminal y tienen un arma muy peligrosa en su teléfono. De igual modo, las casas de apuestas están aumentando, y con ellas la adicción a esta modalidad de juego, constituyéndose en un grave problema de salud pública.


A través del móvil, ordenador, tablet o en los locales de apuestas muchos menores se juegan su dinero. La gran mayoría consideran que apostar no es un vicio, sino una diversión y que si hoy mismo quisieran, podrían dejar de jugar, sin embargo ¿dónde está el límite entre lo que ellos consideran diversión y la adicción?


La excitación que provoca la posibilidad de ganar es muy adictiva y activa la dopamina, centro del placer del cerebro, haciendo que poco a poco, el “juego” comienza a dejar de serlo.

Del mismo modo, no debemos olvidarnos que ahora uno se puede jugar el dinero tumbado en la cama, pudiendo acceder de manera constante al juego en Internet. También, el estar ligadas a espectáculos deportivos, que deportistas conocidos en los que los jóvenes les gustaría reflejarse lo anuncien, la posibilidad de jugar de forma anónima, ganar dinero rápido y hacer apuestas con pocos euros, también son aspectos motivadores que deben ser tenidos en cuenta.


Además, el público al que va dirigido este tipo de locales/apuestas oscilaría entre menores de edad hasta los 25 años. Algo importante a tener en cuenta en este periodo evolutivo es la búsqueda de sensaciones novedosas, estimulantes o la necesidad de un refuerzo inmediato.


Por todo ello, se están convirtiendo en el nuevo lugar de ocio de los jóvenes madrileños. Además, como juegan todos los amigos, es difícil que entre ellos detecten que tienen un “problema».


Aunque esto puede resultar impactante, es la realidad a la que debemos hacer frente. La sociedad en general y psicólogos y personal sanitario debe estar alerta para detectar posibles casos de juego patológico, además de tratar de prevenirlos y/o generar conductas de juego responsable.



Call Now Button
Abrir chat