Acompañando en el duelo

¡Comparte este artículo!

La situación a la que nos enfrentamos en estos días de alarma está teniendo consecuencias muy complicadas de afrontar. La incertidumbre, el miedo al contagio nos está afectando a todos y todas, pero de manera particular está siendo una verdadera pesadilla para quienes han perdido a un familiar o amigo, ya sea por el Covid-19 o por otras circunstancias.

Cuando fallece un ser querido nos encontramos en una situación que no comprendemos. Es el conocido ‘no me lo puedo creer’. Tras este primer choque comienza lo que se denomina duelo, un proceso normal, adaptativo, necesario, natural e inherente a todos los seres humanos. Es un proceso temporal, aunque tremendamente doloroso, poco a poco llevará consigo aceptar la pérdida y encontrar un nuevo equilibrio emocional.

No obstante, a veces se produce lo que desde la psicología se llama un duelo complicado. Se trata de duelos que por sus características traumáticas pueden ser potencialmente patológicos. No poder despedirse del ser querido, ya sea por el rápido fallecimiento o por la distancia impuesta desde los protocolos sanitarios, el sentimiento de injusticia, de soledad, el limitado apoyo social en el que nos encontramos debido al aislamiento, las restricciones en los ritos funerarios de despedida, la culpa y el dolor que nos genera pensar que nuestro ser querido haya fallecido solo. Todo ello, repercute en que la elaboración del duelo se haga particularmente difícil.

Debido a este gran impacto muchas personas se preguntas ¿cómo puedo dejar de sentir este dolor? La realidad es que no hay fórmulas infalibles, no podemos no sentir dolor, lo que sí se puede es aliviar algunas de estas emociones y modular la intensidad de las mismas. Desde Psicología Cemeresi, queremos facilitaros unas pautas que puedan ayudaros en este proceso de elaboración.

En primer lugar, no tengas prisa, es normal que quieras que este inmenso dolor desaparezca cuanto antes, pero es probable que pase un tiempo hasta que asimiles esa pérdida, y más aún en estas circunstancias. Date el tiempo que necesites.

¿Has podido identificar qué estás sintiendo en estos momentos? ¿Te has parado a pensar qué emociones aparecen? Es probable que el estado de shock dificulte esta tarea. Todo ello es completamente normal. Todas las reacciones, sentimientos que aparecen son normales. Es importante darles su espacio, obsérvate, escucha a tus emociones, exprésalas, y sobre todo trata de aceptar ese dolor, la rabia y la impotencia e intenta canalizarlas sin juzgarlas.

De igual modo, puede ser importante realizar rituales de homenaje. Aunque no se puedan hacer los tradicionales velatorios, puede ayudar a que afrontemos esta situación el agrupar objetos significativos para la persona fallecida, encender una vela, poner fotografías en un lugar destacado, ya sea de forma individual o grupal con otros allegados por vías telemáticas. Pues resulta esencial fomentar las relaciones interpersonales, aunque sea en la distancia.

Queremos terminar este post transmitiéndote que muchas de las cosas que nos pasan o que vivimos carecen de una explicación racional. Estas pérdidas, en estos momentos y en estas circunstancias no tiene esa explicación. Transitarás un proceso complejo. Aparecerán distintas fases, el dolor irá cambiando, la tristeza por esta ausencia probablemente se quede, pero no con la misma intensidad con la que se siente en estos momentos. Nuestro equipo de psicólogos se encuentra a toda vuestra disposición para acompañaros en este doloroso proceso.

‘Cuanto más hayas amado, más dolerá esa despedida. Pero también más grande será la satisfacción de haber vivido todo ese amor’

DESDE PSICOLOGIA CEMERESI MANDAMOS TODO EL CARIÑO A LAS PERSONAS QUE HAN PERDIDO A ALGÚN FAMILIAR O AMIGO DEBIDO AL COVID-19.



Call Now Button
Abrir chat